En estos días tan raros la integración de la tecnología en nuestro día a día se ha acelerado a un ritmo vertiginoso. Nos sorprendemos cuando descubrimos que en muchos casos los niños ya están utilizando herramientas digitales para poder comunicarse con sus profesores, seguir las lecciones a distancia o divertirse con sus amigos. Ellos se han adaptado a la situación de no poder ir al cole con una naturalidad asombrosa mientras que muchos adultos andan despistados y se sienten limitados por no poder hacer su trabajo presencialmente en la oficina.

Las nuevas generaciones son nativos digitales pero ¿cómo podemos adaptarnos los que no lo somos a estos cambios?

Desde las empresas se han puesto al alcance de sus trabajadores muchos medios, en muchos casos muy costosos, pero ¿se ha trabajado con las personas?

Algunos de mis amigos me comentan cómo sus managers les están “cargando de trabajo” para evitar que se queden ocioso. ¿Cómo es posible? Claramente ese manager o no confía en sus equipos o no sabe cómo liderar en remoto (te ayudamos en este enlace:)

Otros equipos se han repartido el trabajo y cada uno trabaja por su cuenta sin tener apenas comunicación con el resto. ¿Qué pasará si uno comete un error? ¿Cómo afectará al resultado final de los objetivos del equipo? Este equipo perderá flexibilidad y agilidad para rectificar y lograr ser más eficaz.

El uso de las herramientas digitales nos ofrece una gran ventaja ya que nos permite acercar a los equipos aun estando separados, facilita la comunicación reduciendo la dañina incertidumbre en la gestión de equipos y es un canal fantástico para dar voz a las personas de la organización. Con todo lo que está pasando, ¿quién no tiene dudas?

Qué gran momento para dar voz a las personas que forman la organización para que se expresen, pregunten, digan cómo se sienten o compartan trucos que les están dando resultado para trabajar en estas circunstancias; para que se comuniquen unos con otros y se sientan cerca.

En definitiva, dotar de herramientas digitales y de consejos y buenas prácticas de cómo usarlas es una realidad que ha llegado para quedarse porque una vez que todo pase, que va a pasar, ¿vamos a desaprovechar el esfuerzo y aprendizaje de estas semanas? ¡Espero que no!

Paloma Arnáiz- Psicóloga y Formadora, Miembro del Equipo Alquimia Talento.

No todas las personas disponen de las herramientas necesarias para afrontar este reto. Si quieres contactar con nuestra alquimista, está a tu disposición en el Canal solidario. Haz clic en el hashtag y cuéntale.

#ContigoDesdeCasa